¿Por qué planificar?


Muchas veces no se comprende el significado de planificar antes de llevar a cabo las clases, porque se tiende a asumir esta tarea como una suerte de trámite con el que hay que cumplir frente a la Dirección o a la Unidad Técnico Pedagógica. Desde este enfoque, la planificación se transforma en una actividad más bien mecánica, que no coincide del todo con el desarrollo de las clases en la práctica.


Sin embargo, planificar es una labor fundamental en el quehacer docente, pues permite pensar y diseñar anticipadamente lo que sucederá en la clase, evitando incoherencia e inefectividad producto de la improvisación. Es lo que posibilita pensar de manera coherente la secuencia de aprendizajes que se quiere lograr con los estudiantes. De lo contrario, si no se piensa previamente lo que se quiere hacer, es posible que los alumnos y alumnas perciban una serie de experiencias aisladas, destinadas a evaluar la acumulación de aprendizajes más que la consecución de un proceso y el aprendizaje sea, por lo tanto, inefectivo.


La clave está en comprender la planificación como un “modelo previo inicial” el que se convertirá en el “legado” del docente pues se irá perfeccionando y complementando a lo largo de los años, fruto de la práctica pedagógica. La planificación es lo que se quiere hacer en teoría, aunque el resultado en la práctica sea muchas veces diferente, por ello siempre será dinámica y pasará a constituirse en un instrumento que se mejora año a año al ser evaluada y corregida después de su uso.

Importancia de planificar


La importancia de planificar radica en la necesidad de organizar de manera coherente lo que se quiere lograr con los estudiantes en la sala de clases. Ello implica tomar decisiones previas a la práctica sobre qué es lo que se aprenderá, para qué se hará y cómo se puede lograr de la mejor manera.


Desde este punto de vista, es relevante determinar los contenidos y habilidades que se abordarán, en qué cantidad y con qué profundidad (el "qué"). Pero no basta con eso. También hay que pensar en la finalidad de lo que estamos haciendo, ya que para los alumnos y alumnas resulta fundamental reconocer algún tipo de motivación o estímulo frente al nuevo aprendizaje (el "para qué"). De lo contrario, no perciben en las clases un sentido que vaya más allá de la obtención de una nota. Se debe considerar también la forma más adecuada para trabajar con los alumnos y alumnas, pensando en actividades que podrían convertir el conocimiento en algo cercano e interesante para un grupo, dentro de un determinado contexto (el "cómo"). Y por último, la planificación debe considerar un monitoreo de lo que sucedió con la clase y lo que aprendieron los estudiantes.


La preparación de la enseñanza (Planificación) es uno de los Dominios del Marco de la Buena Enseñanza, por lo tanto, todo docente requiere estar informado y cumplir con los criterios de desempeño asociados a este dominio.


A continuación se muestra el detalle de los descriptores de cada criterio:


demo_estracto
Fuente: Marco de la buena enseñanza. Ministerio de Educación Chile

Para conocer en mayor detalle el sentido de cada uno de estos descriptores, además de revisar los otros Dominios, se sugiere leer el Marco para la Buena Enseñanza

Planificaciones compartidas


Se han verificado efectos muy positivos de prácticas tales como planificar entre dos o tres profesores por nivel y tener sesiones de análisis y retroalimentación entre pares respecto de las planificaciones para lograr determinados objetivos. Estas prácticas permiten compartir estrategias metodológicas, evaluativas y materiales, ajustar los tiempos o estrategias si es necesario, comentar cuáles están dando buenos resultados, analizar por qué es posible que algunas no estén siendo tan fructíferas y buscar soluciones conjuntas. Luego de planificar es conveniente que los profesores involucrados se visiten y observen la puesta en práctica de la planificación. De este modo es posible compartir las prácticas exitosas.


También es relevante que el director o el jefe técnico pedagógico monitoree, revise y retroalimente permanentemente a los docentes respecto de sus calendarizaciones anuales y planificaciones de clases, como una forma de verificar su funcionalidad y la cobertura y adecuado ritmo de enseñanza del currículo.



Envio de información

Nombre: (*)
Email Destino: (*)
Email Origen:
Comentario:
Link Recomendación: